×



El discurso del odio

El discurso del odio


Con el nuevo mundo nos hemos adentrado en otro mundo, que ya no se basa en las antiguas categorías. Un mundo en el que sobrevivir es sobrevivir al odio.

Glucksmann profundiza desde diversas perspectivas la presencia misteriosa del mal y del odio en el hombre.

La decapitación de las Torres Gemelas, la explosión de los trenes en la Estación de Atocha y el horror de Beslan nos conducen a un paisaje inédito. Hasta entonces, los Estados pretendían mantener al demonio dentro de la jaula. La devastación nuclear estaba bloqueada por la disuasión. Hasta entonces, ni la Bomba ni el Kaláshnikov habían trastornado de manera fundamental una concepción muy clásica del conflicto de intereses, que Rousseau bautizó como «estado de guerra». A partir de ahora hay que pensar en un nuevo «estado de odio». La facultad apocalíptica de pitar el final del partido, antes patrimonio de los dioses y, después, monopolizada por las superpotencias, se ha puesto al alcance del gran público.

Así describe André Glucksmann, con su perturbadora capacidad de anticipación -y su particular estilo literario, en el que lo inquietante se convierte en poético- el mundo del siglo XXI. Un siglo que el hombre inició creyendo haber relegado los odios colectivos a los libros de historia. Pero ¿por qué misterio insondable -se pregunta el autor-, por qué inconmensurable ingenuidad el pasajero del siglo XXI se hace el sorprendido cuando el odio fuerza su puerta? El odio existe, asegura Glucksmann. Todos lo hemos visto: tanto a escala microscópica de los individuos como en el corazón de las colectividades gigantescas.

En stock 20.25 €
Añadir a la cesta

 Recíbelo en 4 días

Disponible en almacén Libelista

Con el nuevo mundo nos hemos adentrado en otro mundo, que ya no se basa en las antiguas categorías. Un mundo en el que sobrevivir es sobrevivir al odio.

Glucksmann profundiza desde diversas perspectivas la presencia misteriosa del mal y del odio en el hombre.

La decapitación de las Torres Gemelas, la explosión de los trenes en la Estación de Atocha y el horror de Beslan nos conducen a un paisaje inédito. Hasta entonces, los Estados pretendían mantener al demonio dentro de la jaula. La devastación nuclear estaba bloqueada por la disuasión. Hasta entonces, ni la Bomba ni el Kaláshnikov habían trastornado de manera fundamental una concepción muy clásica del conflicto de intereses, que Rousseau bautizó como «estado de guerra». A partir de ahora hay que pensar en un nuevo «estado de odio». La facultad apocalíptica de pitar el final del partido, antes patrimonio de los dioses y, después, monopolizada por las superpotencias, se ha puesto al alcance del gran público.

Así describe André Glucksmann, con su perturbadora capacidad de anticipación -y su particular estilo literario, en el que lo inquietante se convierte en poético- el mundo del siglo XXI. Un siglo que el hombre inició creyendo haber relegado los odios colectivos a los libros de historia. Pero ¿por qué misterio insondable -se pregunta el autor-, por qué inconmensurable ingenuidad el pasajero del siglo XXI se hace el sorprendido cuando el odio fuerza su puerta? El odio existe, asegura Glucksmann. Todos lo hemos visto: tanto a escala microscópica de los individuos como en el corazón de las colectividades gigantescas.

Datos del producto

Editorial: TAURUS
ISBN: 9788430605842
Publicación: 04/2005
Formato: Rústica
Idioma: Español
Número de páginas: 272

Comentarios

Apodo

Título

Comentario





Aviso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica.