• La palabra pintada

    Wolfe, Tom Editorial Anagrama S.A. Ref. 9788433923202 Ver otros productos de la misma colección Ver otros productos del mismo autor
    En "La palabra pintada", Tom Wolfe describe el curso errático de la historia social del arte moderno, desde sus inicios revolucionarios una revolución contra el contenido literario en las obras artísticas hasta su estado actual. Según Wolfe, el arte moderno se ha convertido, inconscientemente, en un...
    Peso: 250 gr
    Temporalmente sin existencias
    10,00 €
    ¿En qué librerías puedes encontrarlo?
  • Descripción

    • ISBN : 978-84-33-92320-2
    • Encuadernación : Tapa dura
    • Fecha de edición : 01/11/2004
    • Año de edición : 2004
    • Idioma : Español, Castellano
    • Autores : Wolfe, Tom
    • Nº de páginas : 144
    • Colección : Contraseñas
    En "La palabra pintada", Tom Wolfe describe el curso errático de la historia social del arte moderno, desde sus inicios revolucionarios una revolución contra el contenido literario en las obras artísticas hasta su estado actual. Según Wolfe, el arte moderno se ha convertido, inconscientemente, en una parodia de sí mismo, obsesivamente devoto de ciertos críticos-«gurús» hasta el punto de reducción al absurdo en que se ha convertido: tan literario, académico y manierista como la pintura contra la que se había rebelado. El arte moderno pronto se puso de moda. La alta sociedad (le beau monde, Culturburgo) y los críticos de arte se adhirieron a él en calidad de peces piloto, y el tinglado empezó a crecer, crecer, crecer del Expresionismo Abstracto se pasó al Pop, del Pop al Op, el Op cayó ante la ofensiva del Minimal, y de éste se pasó al Arte Conceptual, etc., etc. Los peritos y expertos se esfumaron y ocuparon su lugar le beau monde y los críticos, los celadores de la Palabra Pintada: Greenberg, Rosenberg, Steinberg: éstos son los grandes, éstos quedarán en la Historia del Arte argumenta sarcásticamente Wolfe y no los pintores, llámense Pollock, de Koonig, Johns, Lichtenstein, Rauschemberg La argumentación suena convincente y en cualquier caso resulta terriblemente divertida. Cuando describe el ritual de los jóvenes artistas aspirantes a la fama (en dos fases, La Danza de los Bohemios y La Consumación) o establece el censo de Culturburgo, la ironía de Tom Wolfe es devastadora.

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies

Acepto

Suscríbete a nuestro newsletter

Recomendaciones, actualidad literaria, actividades en las librerías y promociones a tu alcance. ¡Suscríbete a nuestra newsletter y te informaremos de todo esto y más!
He leído, comprendo y acepto la política de privacidad
Información sobre el tratamiento de datos