• Yo estoy vivo y vosotros estáis muertos

    Carrère, Emmanuel Minotauro Ref. 9788445076361 Ver otros productos de la misma colección Ver otros productos del mismo autor
    Para unos, Philip K. Dick no es más que el nombre de un escritor de ciencia ficción, cuyas obras inspiraron las películas Blade Runner, Desafío Total y Minority Report. Para otros, es uno de los escritores esenciales del siglo XX. Y, para unos pocos, el agente de una auténtica revelación.Una cuestió...
    Ancho: 140 cm Largo: 225 cm Peso: 414 gr
    Temporalmente sin existencias
    17,00 €
    ¿En qué librerías puedes encontrarlo?
  • Descripción

    • ISBN : 978-84-450-7636-1
    • Encuadernación : Tapa blanda o Bolsillo
    • Fecha de edición : 26/06/2007
    • Año de edición : 2007
    • Idioma : Español, Castellano
    • Autores : Carrère, Emmanuel
    • Nº de páginas : 320
    • Colección : Biografía Philip K. Dick 1928-1982

    Para unos, Philip K. Dick no es más que el nombre de un escritor de ciencia ficción, cuyas obras inspiraron las películas Blade Runner, Desafío Total y Minority Report. Para otros, es uno de los escritores esenciales del siglo XX. Y, para unos pocos, el agente de una auténtica revelación.


    Una cuestión obsesiva hizo de su caótica vida una extraña odisea espiritual: ¿quién sabe lo que es real?


    En la California de los años sesenta esa vertiginosa duda llevó a Dick a un encuentro con las drogas. Confió en que éstas le darían acceso, más allá de los simulacros, a una realidad última. Se convirtió en el apóstol del LSD, un gurú de la contracultura. El hombre en el castillo, Ubik, La penúltima verdad, novelas que se mueven en el estrecho filo entre la revelación y la locura, fueron la Biblia psicodélica para toda una generación.
    Hasta que el sueño se convirtió en pesadilla. El explorador de la conciencia se perdió dentro del laberinto. En 1974, tras años de vagabundeo espantoso, tuvo una experiencia mística y, hasta el momento de su muerte, se preguntó si era un profeta o el juguete de una psicosis paranoica. Entre ambos no existía diferencia.


    A quien Dios habla ¿oye algo más que su propia voz?

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies

Acepto

Suscríbete a nuestro newsletter

Recomendaciones, actualidad literaria, actividades en las librerías y promociones a tu alcance. ¡Suscríbete a nuestra newsletter y te informaremos de todo esto y más!
He leído, comprendo y acepto la política de privacidad
Información sobre el tratamiento de datos