×



¡Fíjate y Concéntrate Más! Aprender a atender. Manual y Solucionario

La atención es el mecanismo implicado directamente en la recepción activa de la información, tanto desde el punto de vista de su reconocimiento como del control de la actividad psicológica. Ahora bien, para que los mecanismos atencionales se pongan en marcha, se desarrollen y estén regulados por el propio sujeto, es necesario que este utilice determinados procedimientos, relacionados con las denominadas estrategias atencionales, cuya importancia educativa es manifiesta desde que se comprobó que se pueden mejorar y modificar a través de la práctica. La atención no es algo que funcione de manera autónoma e independiente, está relacionada con procesos, tanto de tipo cognitivo como de carácter motivacional. Este aspecto es fundamental tenerlo en cuenta, pues, como señalan diferentes investigaciones la atención actúa como un mecanismo de conexión que articula los procesos cognitivos y afectivo-motivacionales, siendo todos ellos, en su conjunto, los que van a determinar qué estímulos van a ser analizados de manera prioritaria y cuáles no. En este sentido, las primeras teorías cognitivas, y más concretamente las relacionadas con el Procesamiento de la Información, estudiaron cómo estos procesos cognitivo-motivacionales condicionaban la atención, hasta desembocar en la actualidad los estudios atencionales en modelos de corte neoconexionista. De las primeras líneas de investigación, surgieron los modelos de filtro (Broadbent, 1958; Treisman, 1969) que progresivamente fueron evolucionando hacia los llamados modelos de recursos limitados (Kahneman, 1997) condicionados, en la actualidad, por los modelos de activación (Phaf, Van der Heijden y Hudson, 1990) muy relacionados con la neurociencia cognitiva (Roselló i Mir, 1997). Estos últimos, los modelos de activación, vienen regulados por elementos intrínsecos a la tarea, de ahí que la actividad deba estar adaptada y pueda abordarse estratégicamente, e intrínsecos al sujeto, en donde las habilidades de discriminación (atención selectiva) y de concentración (atención sostenida) van a modular todo el proceso. Por este motivo, la evaluación y la intervención en atención selectiva y sostenida será el elemento nuclear de toda esta publicación.

Sin stock 23.49 €

La atención es el mecanismo implicado directamente en la recepción activa de la información, tanto desde el punto de vista de su reconocimiento como del control de la actividad psicológica. Ahora bien, para que los mecanismos atencionales se pongan en marcha, se desarrollen y estén regulados por el propio sujeto, es necesario que este utilice determinados procedimientos, relacionados con las denominadas estrategias atencionales, cuya importancia educativa es manifiesta desde que se comprobó que se pueden mejorar y modificar a través de la práctica. La atención no es algo que funcione de manera autónoma e independiente, está relacionada con procesos, tanto de tipo cognitivo como de carácter motivacional. Este aspecto es fundamental tenerlo en cuenta, pues, como señalan diferentes investigaciones la atención actúa como un mecanismo de conexión que articula los procesos cognitivos y afectivo-motivacionales, siendo todos ellos, en su conjunto, los que van a determinar qué estímulos van a ser analizados de manera prioritaria y cuáles no. En este sentido, las primeras teorías cognitivas, y más concretamente las relacionadas con el Procesamiento de la Información, estudiaron cómo estos procesos cognitivo-motivacionales condicionaban la atención, hasta desembocar en la actualidad los estudios atencionales en modelos de corte neoconexionista. De las primeras líneas de investigación, surgieron los modelos de filtro (Broadbent, 1958; Treisman, 1969) que progresivamente fueron evolucionando hacia los llamados modelos de recursos limitados (Kahneman, 1997) condicionados, en la actualidad, por los modelos de activación (Phaf, Van der Heijden y Hudson, 1990) muy relacionados con la neurociencia cognitiva (Roselló i Mir, 1997). Estos últimos, los modelos de activación, vienen regulados por elementos intrínsecos a la tarea, de ahí que la actividad deba estar adaptada y pueda abordarse estratégicamente, e intrínsecos al sujeto, en donde las habilidades de discriminación (atención selectiva) y de concentración (atención sostenida) van a modular todo el proceso. Por este motivo, la evaluación y la intervención en atención selectiva y sostenida será el elemento nuclear de toda esta publicación.

Datos del producto

ISBN: 9788478694556
Publicación: 01/2008
Formato: Rústica
Idioma: Español
Número de páginas: 240

Comentarios

Apodo

Título

Comentario





Aviso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica.