×



El derecho de Dios

La tarea de pensar a Dios

El derecho de Dios

El derecho de Dios

La tarea de pensar a Dios


Habrá lectores que piensen que más valdría interesarse por el derecho del hombre y dejar tranquilo a Dios. Pero ¿y si la suerte del hombre se encontrara inseparablemente unida ala del Absoluto? Escrito con el brío de un manifiesto filosófico, este libro se enfrenta a la lógica implacable de la Modernidad, cuya afirmación inicial: «Dios ha muerto», conduce a una segunda: «El hombre lo ha reemplazado». Pero si Dios ha dejado de existir y el hombre ocupa su lugar, ¿no habrá firmado este su sentencia de muerte? De hecho, reconocerse a sí mismo como absoluto conduce a la frustración ‒que nace de ser incapaz de resolver los problemas que le plantea la realidad‒ y, en último termino, a su propia disolución. Para justificar esta tesis, Bruairellama al estrado a Ockham, Descartes, Spinoza, Kant, Rousseau, Feuerbach, Marx y Nietzsche, cuyos argumentos discutiráante el tribunal de la razón. Si lo anterior es cierto, la existencia humana se encuentra íntimamente unida a la definición que se hace de Dios y a su relación con él; no en vano, considerar a Dios como un falso problema lleva consigo relativizar la verdad misma del hombre. Resolver adecuadamente la causa de Dios es, en definitiva, resolver el problema radical de los seres humanos.

Sin stock 18.00 €

Habrá lectores que piensen que más valdría interesarse por el derecho del hombre y dejar tranquilo a Dios. Pero ¿y si la suerte del hombre se encontrara inseparablemente unida ala del Absoluto? Escrito con el brío de un manifiesto filosófico, este libro se enfrenta a la lógica implacable de la Modernidad, cuya afirmación inicial: «Dios ha muerto», conduce a una segunda: «El hombre lo ha reemplazado». Pero si Dios ha dejado de existir y el hombre ocupa su lugar, ¿no habrá firmado este su sentencia de muerte? De hecho, reconocerse a sí mismo como absoluto conduce a la frustración ‒que nace de ser incapaz de resolver los problemas que le plantea la realidad‒ y, en último termino, a su propia disolución. Para justificar esta tesis, Bruairellama al estrado a Ockham, Descartes, Spinoza, Kant, Rousseau, Feuerbach, Marx y Nietzsche, cuyos argumentos discutiráante el tribunal de la razón. Si lo anterior es cierto, la existencia humana se encuentra íntimamente unida a la definición que se hace de Dios y a su relación con él; no en vano, considerar a Dios como un falso problema lleva consigo relativizar la verdad misma del hombre. Resolver adecuadamente la causa de Dios es, en definitiva, resolver el problema radical de los seres humanos.

Datos del producto

ISBN: 9788430120086
Publicación: 10/2018
Formato: Libro papel
Idioma: Español
Número de páginas: 224

Comentarios

Apodo

Título

Comentario





Aviso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de analítica.